Los 9 roles en un equipo de trabajo

Descubre los roles en un equipo de trabajo y la importancia de cada uno

El conjunto de patrones que se espera de una persona y que esta adapta en su posición en la sociedad se denomina rol. Para que un equipo de trabajo funcione positivamente, algunas investigaciones apuntan a que debemos disponer de 9 roles distintos. ¿Sabes cuáles son? En este post te mostramos los diferentes roles en un equipo de trabajo. Si quieres enfocar tu carrera profesional hacia la dirección y administración de empresas, te invitamos que eches un vistazo a los cursos formativos online que ofrece nuestra escuela de negocios Inenka.

¿Cuáles son los roles en un equipo de trabajo?

Los equipos de trabajo permiten unir las aptitudes de personas con distintos perfiles. Con ello, se consiguen los objetivos empresariales de forma más rápida y productiva. Además de aportar ideas distintas, en un equipo de trabajo hay cohesión y compañerismo, que inciden directamente en el rendimiento de cada miembro.

Los grupos de trabajo deben regirse por unas normas y se debe elegir un líder que lidere a los miembros. Pero no es el único perfil imprescindible. A continuación te explicamos los distintos roles que hay.

El Cerebro

Es la persona que aporta nuevas ideas e innovación al equipo de trabajo. Puede resolver cuestiones difíciles ya que se trata de una persona creativa e imaginativa. Pero a veces, estas ideas pueden ser poco prácticas.

El Investigador

Tiene don de gentes y es muy sociable y extrovertido. Es el encargado de desarrollar una red de contactos y de fidelizar a los clientes. Busca oportunidades de negocio, aunque puede pecar de optimista y pierde el interés una vez el entusiasmo inicial se ha disipado.

El Moderador

Es alguien que sabe escuchar y de confianza. Se encarga de moderar conflictos internos para que no haya enfrentamientos dentro del equipo. Es cooperativo, empático y diplomático y mantendrá una atmosfera positiva para la cohesión de grupo.

El Coordinador

Es una persona que desprende seguridad. Por ello, es capaz de delegar labores y promover el consenso del equipo. Es el encargado de explicar las metas del proyecto y los puntos a seguir. Como defecto, si no le prestamos mucha atención puede deshacerse de trabajo personal delegándoselo a otros.

El Evaluador

Analiza las ideas y sugerencias y las evalúa en relación a su practicidad. Domina las tácticas, la lógica y la astucia. Tiene la mente fría para sopesar los pros y los contras de una situación.

El Impulsor

Se ocupa de motivar e impulsar al equipo de trabajo hacia adelante para alcanzar la meta. Trabaja bien bajo presión gracias a su personalidad dinámica y valiente. Es capaz de superar los obstáculos con facilidad y contagiar de optimismo al grupo.

El Implementador

Es práctico y organizado, por ello, es capaz de organizar las ideas y transformarlas en acciones. Aunque es reacio a los cambios, desprende confianza y es una persona muy eficiente. Necesita tareas que incluyan trabajo rutinario.

El Especialista

Como su nombre indica, es aquel que aporta conocimientos y habilidades específicas. Contribuye solo en áreas limitadas ya que se dedican a aspectos específicos y solo aportan habilidades esenciales.

A parte de tener en cuenta los diferentes roles en un equipo de trabajo, también debemos preocuparnos de mantener la motivación y la cohesión dentro del grupo.

COMPARTE ESTE POST
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin