¿Qué es un DAFO personal?

Descubre el dafo personal y cómo puedes hacer uno para conocerte mejor

A nivel empresarial, el análisis DAFO sirve para detectar y potenciar las fortalezas y oportunidades de la misma. Asimismo, permite conocer y entender aquellas debilidades y amenazas que ponen en riesgo a una compañía. Y del mismo modo que resulta tan útil en el mundo de los negocios, esta herramienta también puede ayudarnos a mejorar realizando nuestro propio DAFO personal. Así pues, si quieres saber cómo hacer uno, sigue leyendo porque te lo vamos a contar. Y recuerda que puedes crecer a nivel personal y laboral estudiando un máster en psicología del Centro de Estudios de Psicología, escuela asociada a Grupo Inenka.

Para qué sirve un DAFO personal

El análisis DAFO personal sirve para que conozcas tus fortalezas ya que, si sabes cuáles son, podrás enfocar tus esfuerzos en aquello en lo que destacas. Asimismo, si descubres cuáles son tus debilidades, sabrás qué evitar, en qué debes mejorar y en qué necesitas ayuda profesional.

Si conoces tus fortalezas y oportunidades, podrás identificar aquellos aspectos que potenciarán tu vida y carrera profesional. Las debilidades y amenazas se tienen que afrontar, por lo que es recomendable que las trabajes para que puedas conseguir tus propósitos.

Para hacerte un análisis DAFO debes formularte una serie de preguntas sobre tu situación actual y rellenar los cuatro cuadrantes básicos mencionados anteriormente. A continuación, te lo explicamos.

¿Cómo se hace un DAFO personal?

Como te hemos explicado, para hacer un análisis DAFO debes poner en una hoja las variables internas (fortalezas y debilidades) y las variables externas (amenazas y oportunidades). A partir de ahí, tienes que responder a una serie de preguntas que te harán reflexionar y visualizar muchas cosas de ti mismo.

Fortalezas

El objetivo de este apartado está en descubrir aquello que te diferencia de los demás y que te hace destacar. No te centres únicamente en tus cualidades profesionales, sino también en tus habilidades personales o cualidades. Para ayudarte, puedes preguntarte en qué eres bueno, qué cualidades positivas ven los demás en ti o de qué estás realmente orgulloso de ti.

Si te cuesta responder, pregunta a tus amigos o familiares que te conocen bien. Normalmente tendemos a infravalorarnos y no le damos importancia a nuestras habilidades.

Debilidades

Todos tenemos debilidades, por lo que aquí se trata de identificar en aquellas cosas que no eres tan bueno y que puedes mejorar. Este es el primer paso para saber gestionarlas para conseguir tus objetivos.

Oportunidades

En este apartado debes reflexionar qué oportunidades tienes ante ti a partir de tus fortalezas y debilidades. Por ejemplo, puedes preguntarte de qué manera puedes aprovechar tus fortalezas, dónde ves mayor capacidad de crecimiento personal y profesional, etc.

Amenazas

Aunque las amenazas no pueden controlarse directamente, puedes tener un plan establecido. Por eso es muy importante que identifiques el mayor número de amenazas posibles, para que no haya imprevistos y puedas alcanzar tu éxito.

Las amenazas causan estrés e inestabilidad, lo que se traduce en problemas a largo plazo. Por eso, una amenaza pierde fuerza si se sabe gestionar y afrontar.

COMPARTE ESTE POST
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin