La importancia de la capacidad organizativa de un empleado

Descubre la capacidad organizativa y su importancia en una empresa

¿Estás buscando trabajo activamente? Debes saber que actualmente, además de la formación, experiencia y habilidades comunicativas, la capacidad organizativa es otra de las aptitudes más valoradas en el mundo empresarial. Como su nombre indica, estas habilidades están relacionadas con la planificación, organización y puesta en marcha del trabajo, entre otras. Así que, si quieres saber su importancia y cuáles son, sigue leyendo. Y recuerda que puedes mejorar y potenciar tus aptitudes laborales a través de la formación en recursos humanos que ofrecemos desde Escuela Inenka.

Qué es la capacidad organizativa

Independientemente de la posición que se tenga dentro de una empresa, las capacidades organizativas son muy importantes en cualquier empleado. Gracias a ellas, el trabajador es capaz de establecer prioridad a sus tareas y completarlas a tiempo. De esta manera, no está sometido a episodios de estrés, derivados de trabajar a contrarreloj, ni comete errores.

En altos cargos, las habilidades organizativas contribuyen a la optimización de recursos, asignar tareas de forma eficiente y fortalecer las capacidades de liderazgo. De esta manera, se obtienen mejores resultados a corto y largo plazo.

Cuáles son las competencias organizativas que podemos tener

Además de otras competencias profesionales, como la resolución de conflictos o el análisis de datos, hay una serie de habilidades organizativas básicas y esenciales para ser productivo en el trabajo.  A continuación, te decimos cuáles son:

Concentración

La concentración es la atención sostenida en el tiempo. Un empleado que no es capaz de concentrarse pasará detalles por alto, se olvidará de cosas y necesitará más tiempo para terminar una tarea. Por tanto, la concentración es necesaria para realizar una sola tarea y sin riesgo de interrupciones.

Atención dividida

Cuando el entorno laboral lo exige, el empleado debe ser capaz de dividir su concentración, es decir, pasar de una tarea a otra en poco tiempo. Por ejemplo, la atención dividida se “activa” cuando un trabajador tiene que atender a un correo electrónico mientras está redactando, o atender una llamada mientras está elaborando un informe.

Anticipación

Como su nombre indica, anticiparse consiste en tener la habilidad de adelantarse a posibles situaciones y adaptar el trabajo a ello.

Planificación

Un empleado que es capaz de planificarse, ya sea por escrito o mentalmente, hace su trabajo de forma ordenada y organizada. Su capacidad se ve reflejada a través de conseguir resultados satisfactorios.

Adaptación

La adaptación permite crear un plan de acción flexible y que el empleado lo vaya adaptando a cambios o exigencias que se den a lo largo de un proyecto o tarea. Esta habilidad se refuerza junto con la capacidad de anticipación y la planificación.

Gestión de tiempo

Es una de las capacidades más valoradas porque el empleado es capaz de administrar el tiempo de tal forma que cumple con los objetivos marcados. Saber organizarse, priorizar tareas y delegar son otras habilidades que se incluyen en la gestión del tiempo.

Liderazgo

El liderazgo es una capacidad muy valorada en altos cargos, ya que permite gestionar equipos, además de fomentar la motivación laboral y la cohesión entre empleados. Escuchar e implicarles en el proyecto y en la empresa son otras aptitudes claves.

COMPARTE ESTE POST
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin